Una nueva versión de Amor propio de Habitat Humano

con No hay comentarios

El diálogo creativo tiene una fuerza natural para todos. Por eso quería que formara parte de El viaje del sentir. Lo notaba llegar hace un tiempo y quería aprender con él. Y para poder compartirlo, ver de qué forma podía incluirlo en el blog, ver qué requería, y aprender a compartirlo y gestionarlo.

Abrirme a ese proceso.

Todo eso me ha estado sirviendo de pasaje para una vida conectada con la Tierra, y también con mi parte más tierra, mi cuerpo, mis relaciones, el compartir, el amor. Porque para mí es importante lo fértil en todos nosotros, "el crear algo", y sentir e incluir que eso pertenece a un diálogo creativo que es común para todos. Y eso me parece que me llena mucho del sentido en mi dedicación en este espacio.

 

Por eso, cuando hace unas semanas Paola Patricia me propuso colaborar con mis ilustraciones y recibir un espacio en su blog Habitat Humano me alegré mucho. Me da la oportunidad de una apertura nueva en la que yo misma había tomado una decisión propia. Me ha recordado esto a Virginia Wolf, una habitación propia.

Y es que aquí se habita.

 

Me leo todos sus post. Me enlaza su dedicación, desde una perspectiva enlazada a un origen, dedicada a una expansión de conciencia. Sus aportes siempre me parecen valiosos porque aportan una apertura a algo que resulta lo más cercano a nosotros: nuestro habitat interno.

Así que también la he propuesto una colaboración conjunta en nuestros blogs con un tema para que se fuera abriendo: amor propio.

Por eso, la colaboración de hoy se va abriendo así.

 

 

 

-Bella he leído tu post.

Me ha encantado.

Además me ha alegrado mucho el sentido de cómo se ha ido abriendo la idea que tenemos de compartir en los blogs sobre Amor propio. Que hayas escrito sobre ellos varias veces, dejando que se redefiniera, hasta en lo que ha derivado.

Muy coherente precisamente con lo que es el amor propio.

Me enlaza mucho y me alegra que lo pueda compartir en El viaje del sentir.

...

Me ha sorprendido que hayas puesto que te viene mucho la ternura como vía.

Siempre digo que en lo primero que me fijo en una relación es en la ternura.

Además que es un estado tan natural, orgánico, que sale solo, parecido a la fluidez cuanto te estás expresando. Para mí siempre ha llevado un amor incluído.

 

-Gracias amor por invitarme... y por la paciencia¡ Ocurre que cuando estás tan implicado en compartir de forma genuina tu proceso salen atascos, interferencias y de todo... hasta que descubres lo que eres con una sencillez increíble, y sí ternura. para poder tomar forma. Mil gracias.

 

-... Muchas gracias por compartir, por dedicarte, por recibir la propuesta.

 

 

Este teatrillo improvisado para dar la bienvenida al texto de Paola Patricia de Hábitat Humano, se lo quiero dedicar a la MUJER TIERRA que habita en todas nosotras. Gracias Paola Patricia. Gracias Virginia de la Calle, por la inspiración para teatralizar. Ya que todo diálogo creativo comenzó, de alguna forma, con un querer abrirse a "Virlocar", por eso de llamarnos igual, y un fenómeno que sucedía en nosotras. ( BILOCACIÓN. Es el término utilizado para describir un fenómeno paranormal, sobrenatural o divino, según el cual una persona u objeto estaría ubicado en dos lugares diferentes al mismo tiempo.)

 

Cuando hablamos o escuchamos hablar del amor propio, normalmente hay impregnado una percepción de algo que surge de manera defensiva, a modo de protección.

Enarbolamos la bandera del amor propio para volver la mirada hacia nosotros, pero en muchos casos, con cierto resquemor hacia el otro, con lo cual, sigue habiendo una referencia externa a la que queremos mostrar algo, o defendernos porque nos sentimos atacados.

 

El amor propio, desde donde lo voy a enfocar aquí, tiene que ver con darle un nuevo significado a ese concepto. Reubicarlo y ver esa transferencia propietaria que nos otorga la Esencia misma que crea todas las cosas y está inserta en ellas.

 

El Amor es la energía, campo magnético que une todas las cosas en una perfecta sincronía equitativa.

Si asumimos que ese campo energético, está incluido en todo lo tangible, mi Ser, es concretado desde esta energía que le da forma.

Es el impulso a comunicar todos los elementos entre sí, diferentes en lo externo pero comunes en lo interno.

Esta es , la "propiedad del amor".

Pertenecemos a él.

La Esencia, genera este campo, por lo tanto, conectar con la Esencia que eres, sólo puede venir a través del Amor, desde la percepción de ese Amor.

Aquí la confusión es ver separado lo que en Esencia está unido. Sin poder ver esta instancia interna no puedo ver lo que me une, sino sólo lo que me separa.

Y ahí es donde me quedo atrapado en un concepto distorsionado.

Porque no me apropié del Amor, no lo hice mío, como eso que está dentro de mí y de todo.

Si lo veo separado, y no soy consciente de esa parte, voy a anhelarlo fuera, voy a buscarlo.

Y este tema, que se ha tergiversado mucho con un sin fin de argumentos y frases para castigar de algún modo o corregir ese comportamiento, es un error en parte, porque si bien, es cierto que hay que retornar para poder conocer, hacia dentro, esa búsqueda es natural!

Es inconsciente y automática porque el Amor quiere encuentro, quiere unión, convergencia.

El Amor va a hacer que se accione esa necesidad, pero al estar inconsciente, la referencia es "me falta" quiero que me den Amor, para poder dar Amor.

Donde enfoco este texto es, que esa acción de dar y recibir en perfecto equilibrio, viene de un reconocimiento anterior en el que "yo soy Amor", estoy hecho de Amor.

Esto es el Amor propio.

No es el orgullo que levanta barreras, aprieta los dientes y dice "porque yo me quiero" o "me tengo que querer", sin seguir viendo que esto surge de manera espontánea, sin forzar, cuando me percibo propietari@ del Amor.

Portador de él.

 

"Amor propio", es reconocer en mi la propiedad (cualidad) del Amor, la capacidad de Amar y ser amado, ahí es donde la mirada cambia, y es capaz, de ver ese fondo dentro de cada cosa que miro.

 

 

Está claro que va a ver muchas cosas, situaciones y personas que nos va a costar más poder reconocer ese Amor, por la interferencia que hacen las capas que nos han ido protegiendo precisamente de eso que anhelamos, porque es nuestra propia naturaleza.

Pero también que, poco a poco, vamos a ir sumando y pudiendo reconocer, cada vez con más cosas, cuando el referente es que soy "propiamente Amor".

Permitir ese Amor, abrirnos internamente a él, es lo que va a facilitar el encuentro con otros elementos, la conexión con ellos, y por ende la creación de nuevos espacios (relaciones), que nos nutran y retro alimenten. Ahí empezamos a expresar ese amor de equilibrio.

Es muy diferente este enfoque a solamente pedirnos a nosotros mismos "Amor propio", sin saber realmente a que nos referimos y reducirlo a lo individual que sigue estando en carencia, porque esa cualidad de amar está en todos.

Amarme a mí mismo sin saber que soy Amor, denota falta. Es una acción exigente de la identidad-ego que trata de sacar un potencial que no tiene reconocido dentro, y si no lo tiene dentro, va a tratar de extraerlo con cosas externas que suponen parches.

El cuidado a mi cuerpo, mi espacio, hacer cosas que me beneficien, desde esa perspectiva no nutre, desgasta, es un esfuerzo.

Porque nunca soy la fuente generadora.

Cuando soy esa fuente, lo que sale de manera espontánea, no hay esfuerzo ni desgaste. Hay permiso, hay flexibilidad, hay entrega sin miedo, hay un cuidado no desde la protección sino desde un Amor genuino que sale de dentro y se va expresando en mi relación conmigo y con los demás.

Me viene mucho, la "Ternura" como vía, en la que me pongo relajado y va saliendo sólo, formándome solo.

Amor propio sin incluir al otro no es Amor. Sin incluirlo en mí tampoco. Sin ser algo que me defina, que me ubique, y me diga de qué estoy hecho.

 

Para la Esencia, ese potencial es un propósito en sí mismo, porque acciona ese movimiento de dentro a fuera y de fuera adentro.

 

Nos devuelve a nosotros mismos.

A un nosotros que son lo mismo.

 

 

No quiero decir con todo esto que nos tengamos que forzar a amar a todos. Basta con que en algunos momentos podamos reconocer esto internamente y reconectar con lo esencial.

Madurar en el Amor es ir permitiendo que nos habite, no cerrarnos, o encerrarlo, porque ésto precisamente, es lo que nos genera mucha más resistencia y sufrimiento.

Pongo un ejemplo muy simple, yo puedo Amar a alguien, sentir y percibir, de manera profunda lo que me reconecta una relación y vínculo con ese alguien, pero tal vez , esa persona no está conectado con ese Amor, no le da permiso para manifestarse o no quiere, por la razón que sea. Si yo soy Amor, y esa persona no está, vuelvo a conectar con eso independientemente del otro, porque me apropio y responsabilizo de ese Amor, asumo lo que percibo y siento, y lo incluyo.

Así sé que ese Amor no es pérdida nunca, sino ganancia, porque me lleva a mí y dentro de mí estas tú también.

Cuando dos personas adultas se apropian del Amor, lo hacen propio, entonces el feedback va a surgir de forma absolutamente provista de propósito, porque se permiten ser Amor, y van a querer compartir porque es la propia naturaleza del Amor la que guía para este encuentro.

No va a ver resistencia, y si aparece, la conexión con ese Amor propio va a abrir las puertas, romper los muros y llegar hasta el fondo para lo que en esos dos elementos ya saben y son conscientes de qué les mueve.

Es una necesidad muy diferente a la carencia, porque tiene que ver con aceptar que eso me completa y me integra porque me pertenece, ya lo tengo, ya lo soy, está ocurriendo, no me falta.

#dialogocreativo #comunicacioncontucentro #desdeelvinculo #vinculozine

Dejar un comentario