Tu propio observatorio

con No hay comentarios

El día que comenzó en mi a resonar que el proceso del dibujo podría decirme algo, ese día tuve ganas de encontrarme en ello. De alguna manera se desprendieron otras cosas que aún estaban conmigo y luego hice caso a esa resonancia. No me seducía el dibujo en sí, la obtención de un resultado, o que a algunas personas les pudiera causar reacción al verlo, sino más bien resonar en lo que observaba que me habilitaba en mí.

Con el ponerme a experimentar, todo lo que trajese la libreta creativa, pude ver observadores de comparación y exigencia, muchos impostados que tratan de hacer relevancia para que les mires y les creas tan solo a ellos. No obstante, mirando ahí pude ver mucho de lo que, eso mismos observadores, me podría haber estado definiendo en mi vida, y por tanto, haciéndome creer a pies juntillas toda una trama referida a lo que había creído ser. A la vez, justo a la vez, veía el terreno virgen que también asomaba, algo inexplorado, todo un mapa para recorrer desde mi propio habilitar.

Querer recorrerlo, era a veces lo único que podía tener sentido para mí y, seguir con ese proceso.

Ponerme ante la hoja en blanco, me posibilita poder ver muchas de las cosas que pasan desapercibidas en otros procesos. Porque verme ubicada en dejar plasmar una serie de trazos, que ni sé yo misma cuáles son, me permite verme en un lugar totalmente inexplorado, y que auténticamente me dispongo ante ello. Cuando veo lo que va apareciendo, el proceso sigue su curso, e incluso el menor "error" es la perla que abre el camino siguiente, inexplorado, y al final ver lo invisible, en un algo bajado a un plano material

que.....supone unos trazos,

y sí, toda una experiencia.

Por eso el dibujo, la pintura intuitiva, y mi resonancia con ella, me ha llevado a quererlo explorar desde ahí, querer ampliar mi conciencia de mí misma desde mi propia experiencia y tomar la libreta creativa, todo proceso creativo del que soy observador, como una

oportunidad para ver todo un mapa con señales y disposiciones que habilitan nuevos lenguajes de comunicación para mí.

 

Comunicación conmigo misma, comunicación en las relaciones que llegan a mi vida, y desde el que me doy con diferentes roles, y ver realmente que la libreta creativa que yo misma puedo introducir como, un sistema de referencias muy ajustado a mi autorreferencia, me habilita una manera real, material, y posibilitadora de todo un proceso de conciencia Universal.

 

 

Lo que baja a la libreta creativa es lo abstracto que pueda estar fluyendo en lo que le llega a uno, y es una oportunidad para habilitarlo en uno, dejando que aparezca del modo que sea, sin más, y a lo mejor no es tanto el trazo, sino observarte desde donde están enlazando tu entraña con lo abstracto, con tu intuición.

Estás dispuesto a que se habilite un canal, se habilite un mapa, se habilita una conexión.

Una de las ideas que más me resuenan y como curiosidad me planteo, cómo sería observarnos, los unos a los otros, verme a mí misma, la que ahora soy, y la que seré mañana, desde una misma ubicación a cómo yo me veo dispuesta en la libreta creativa.

 Qué se dispone en cada uno, desde la observación de integrar todo lo que acontezca, como un proceso lícito, dispuesto, y totalmente necesario, todos y cada uno de los trazos, para disponer todo un lienzo acabado.

 

 

 

 

De alguna manera observo comunión, integración, colaboración, unión, en mí y en todos, y que eso funciona de tal manera que la mente no interceda para decirte, "quita esa mancha que hace fea", sino que ese aporte, que parece feo, que podría ser la aportación que me da mi pareja, y porque yo no la entiendo la categorizo como fea, cuando en realidad es un aporte tan genuino como el mío, como el tuyo. Al poner tanto énfasis a nuestro rol que trata de entenderlo por la mente, olvidando esa disposición abierta ante la libreta creativa, se hace hincapié en una mirada limitada, en la que reacciono a decirle al otro que está separado de mí, que su aporte no me contribuye sino que me resta y de alguna manera alzo la voz para que mi trazo se vea por encima del suyo.

Entonces, capaz que me estoy perdiendo la oportunidad de hacer todo un lienzo con tan solo los aportes genuinos de todas esas personas que lo habilitan, o capaz de todos esos resortes que forman parte de mí misma, y que de alguna manera tratan de hacerme entender que forman parte de lo mismo.

 

Capaz que esa mirada limitada me lleva a ver, a la vez, totalmente a la vez, el margen de error con lo que se habilita mi mente, y que en esa experiencia de verme distorsionada, se abre toda una conciencia inexplorada porque he asumido donde estaba mi frontera, donde estaba ubicada. Capaz que la realidad me muestra donde estoy.

 

 

 

 

 

Tu propio Observatorio

Por lo que me resuena mucho el observar que en ese lienzo donde todos aportamos, hay un aporte único de cada uno, y digo ÚNICO, eso es tremendo, no?¡¡ tan enriquecedor, que habilita el aporte de muchos otros, y de nosotros mismos en cada instante. Y capaz que lo estamos haciendo cada segundo, y en esto estamos observando desde donde lo hacemos.

La libreta creativa me muestra el sendero para habilitar un enlace lógico entre la experiencia y la conciencia. Y suma, y habilita un Y frente a un O, capaz que los dos estan dados de la manita siempre, pero yo en mi necesidad de verlo por partes, pues veo así, un trazo y otro, y a la vez habilito un mirada para poder observar todo el lienzo en toda su expresión.

 

Si quieres conocer más de libreta creativa pulsa aquí.

Puedes seguir el proyecto en Instagram, Facebook y Pinterest a lo largo de todo el año 2016 y participar en los comentarios en la página de Facebook. Me encantaría que pudiéramos compartir nuestras impresiones y nuestras libretas - sólo tienes que utilizar el hastag #libretacreativa #Observatori0LibretaCreativa en tus mensajes sociales, y si lo quieres, también tienes la opción de mandarme un email para ponernos en contacto.

 

El tránsito y el proceso pasa por mí sin que le de a ningún botón. El botón nunca existió. Solo en el asumir donde estoy.

Un proceso que crece sin prisas ni pretensiones.

Es más liviano si conocemos su lógica previa.

Dejar un comentario