Siete punto cero

con 1 comentario

 

dialogo creativo_ mujeres brave- el viaje del sentir_ convergencia ilustrada

 

 

 

 

 

D I A 7 0

 

 

Lo real reside en ti y en tu percepción interna, en tu reconocimiento interior, en tu vivencia. 

🔻🔺🔻🔺 El vacio nos aporta ese espacio mejor que nuestros propios sueños, mejor que todo aquello que hayamos querido soñar. Aquel donde podemos estar en ser cualquier cosa, desde no ser nadie ni nada, desde sentirnos libres de una libertad mental, forzada y que pareciera que tenemos que luchar para ganárnosla. Somos libres de nuestra ansiada libertad asumiendo el vacío que a veces no sabemos interpretar. Esta libertad, así percibida, es regalada.

El vacío integrado en nosotros mismos como identidades con una piel, nos habilita un espacio donde nos podemos ver desde fuera de nuestra piel, para poder desde una neutralidad, ser testigos de las sensaciones que corren por unas venas, comprobar en propia piel viva que se estremece cómo es ser algo que no se puede atrapar, que no se puede categorizar, no es definible, es vivido. Estamos libres de todo aquello que bajo creernos una identidad fija nos atrapa en una jaula, y nos percibimos lo que sabemos que no somos, leales a un sentir basada en una percepción limitada y distorsionada, que nos muestra una y otra vez que no somos libres. 

El propósito de la vida es expresado, es sentido con energía en movimiento, es bailado, es viajado, es visto por primera vez, es estremecido por una piel que siente el proceso que significa pasar agua por su garganta cuando está sedienta. Nos permite ser testigo de cómo esta piel se estremece cuando la abrazan, cuando se entrega al presente, cuando estás en la vivencia, cuando escuchas tu entraña y observas cómo el proceso te lleva por entera, eso es lo que busca el vacío, sentir todo eso, y es un auténtico privilegio que pueda ser testigo de ello desde mi observación, desde esta identidad tomada como Virginia, posibilitando que ese espacio funcional lleno de vacío se mueva al igual que lo hacen las olas de un mar, y subida a una tabla de surf compuesta de nada, pueda sentir sensaciones mucha más grandes que lo que esta identidad forzándose pudiera conseguir.

Amor inmenso al vacio. 7

 

 

 

 

 

 

Un comentario

  1. Virginia de la Calle
    |

    Me llegan tus palabras como desde la cima de una montaña o desde el reposar sobre una nube, te veo mirando-te desde allí y aceptando que no solo eres ese personaje que hasta ahora fuiste o te contaron, que tienes el potencial para ser infinitos personajes desde ese soltar tanta limitación, tanto barrote que le pusimos a la vida… Y me atrae tanto el aroma de tu cima y de tu nube, su olor a libertad profunda, que me sumo a pasearme por allí 😉

Dejar un comentario