Mi agradecer en todo mi sin sentido

con No hay comentarios

D I A  D E L  A Ñ O  3 5 5

 

Dispuestas, sostenidas y alcanzadas por el instante.

Concretamente, puse la senda para alcanzarme. Sé que no lo sabía, he estado dormida mucho tiempo. Converso hacia mi centro, conmigo voy, y miro lo que hay adentro. Quisiera dialogar.

Converso con el instante de hallarme en el sinsaber, parece que son colores y texturas sobre otros que cubren mis propias texturas. Eso creo, como si en un lienzo me resultara difícil poner una capa de pintura sobre una primera capa que he pintado y que me parece tan mío como para dejar que otra cosa nueva lo termine tapando. Para mí soy un color, para otra persona es un color diferente, sin embargo, hacemos el mismo espectro de vida, solo que no llevamos la entera mirada que todo lo integra, y eso nos hace definir lo que vemos de una manera capada, condicionada, limitada que pone la frontera de mi aventura siguiente. Como si lo que es uno fuera diferente a lo que es otro, mirando en torno a una polaridad, limitando la visión de lo que somos.

.

Sabemos mejor que nadie, qué hay escondido en el interior del bosque de nuestro saber, cuando integras la nada misma. Falta porque asumamos nuestra mirada limitada y poner los elementos nuevos de la fórmula, observadores de planos de conciencia mucho más rápidos que aquellos que podemos ver con nuestros ojos biológicos. Observadores que están creando la vida y que modulan la vida que yo misma transito. Observadores rápidos que en mí misma habitan.

La vida, tal cual he podido ver con mis ojos, suponía un baile de dualidades, porque el espectro de mis luces estaba condicionada a la velocidad que era capaz de admitir.

Vengo de un camino criando unos limites condicionados, mis propios hijos de vida que me han ido haciendo de sostén para mi sueño. El camino del que vengo es una tierra conocida que he ido poniéndole nombre para no considerar mi pérdida, he ido palpando cada cosa que veía para asegurarle su posición, así he ido creando mi existencia, abriendo tramas y quehaceres para llenarme el vacío de mi interior, que era la nada sin yo saberlo.

Sesión fotográfica con mujeres Brava

Ahora veo mi camino surcado por los mares del pasado, por el linaje de mis generaciones, que han ido mostrándome tal cual veo mi existencia ahora. Todo lo pasado, envuelve los poros que ahora mismo veo ante mis ojos, con la percepción que haya podido recoger hasta ahora. Pudiendo ver el océano en ello, acogiendo cada gota, aún creyendo que eso se llama mar y yo, yo, como cosas separadas.

 

Siempre nuestras palabras para surcar el mundo fueron palabras saladas, faltaba por asumirlo.

La gota en el mar es lo mismo que todo lo que pudiera ver en mi interior.

El eje de mi vida es el eje de la tierra, somos vías de un mismo centro. Contundente dicha de ver con vías para integrar.

 

Hoy admito nuevos enlaces, la versión nueva de mí misma está imperando, y alcanzo a ver que aquello que hace tiempo me parecía impensable hoy día hay elementos que van a permitir hacerlo, porque yo misma lo he elegido, los he integrado en mi interior. La vida, el devenir de las calles que voy surcando día a día, las relaciones humanas que van surgiendo, no son más que el reflejo de las decisiones interiores que he ido tomando. Es la pantalla grande de mis propias percepciones.

 

En la realidad está la respuesta.

Hoy, la polaridad, que he defendido por tanto tiempo, que ha sido mi base para yo entender el mundo, ya no tiene igual peso energético, porque he desplazado mis enlaces cuánticos de unos observadores más lentos a otros elementos de mayor velocidad que me permiten la expansión de mi conciencia, mi crecer, mi considerar el mundo en más apertura. Porque así mis ojos cambian, ahora veo el lienzo en blanco y me siento hábil para utilizar el campo de versiones, dejando que aquello aparezca sin que yo misma pueda darme cuenta de mi baile, porque no me puse a pensar los colores que voy eligiendo, sino que en el baile estoy integrada, aceptando que es la vida un trazo energético rápido, que yo misma no alcanzo a ver con mis ojos biológicos, pero siento una completa confianza en verme envuelta con su son, y eligiendo sentirme parte plena integrada de eso que se presencia.

Cuando dos polaridades se unen todo se expande, brilla, encaja en la mano que aprieta la vida, con tal ternura que acojo mis pasados, como hijos de aventura de vida que elegí hace tiempo, para conseguir la aventura de no saber y para gozar de experiencia.

 

Ha llegado el momento de abrir los ojos y verme entera, pasando por ver las cosas, con colores de mí misma que creía que no estuvieran en el lienzo, cuando eran mi visión la que no estaba aún preparada para ver que estoy hecha de, matices debajo de otros matices, que han estado siempre conformando aquello que veía, y que conforman de una manera dinámica mi visión.

Puedo ver que éste estar preparada ahora, es como que antes no tenía lo suficiente para poder ver lo que ahora puedo ser capaz de ver, como una cuestión de habilidad, de autoestima, de seguridad, como de madurez y paso del tiempo, porque pareciera que ahora soy más que antes, pero de nuevo es mi voz que lo describe en torno a cómo creo que es la vida, en torno a una polaridad de matices de personalidad humana, una comparativa de cómo es un humano óptimo para que pueda madurar. Eres o no eres capaz, es mi linaje, y el esfuerzo de mis padres mejor o mi fidelidad a mí misma sobresale, es mi pasado mejor porque sigo valorando a la gente que ha estado o soy yo misma en cada instante de la vida... Esa visión es limitada, porque esos elementos son tan solo unos dos colores del lienzo que veo y por tanto veo la realidad en torno a esos dos colores, pero yo misma llego a mi frontera que se expande, y bajo una cuestión física Universal, donde no entra mi consideración de competencia, fidelidad, culpa, permito que enlaces de mi neurología cambien y permitan que ese lienzo lo vea en un mayor número de matices cambiando de una forma simultánea mi realidad. El lienzo se dinamiza. Me dinamizo. Veo.

 

 

Esos nuevos colores que veo a través de mi ojos lógicos, no tienen una identidad, no tienen un sentido de propiedad, estos contienen libertad en su interior, y eso expande como un virus brillante, a todas las células de mi biología, considerando la libertad de verse integradas en un todo, considerando la competición entre células como un mero cuento de Navidad que hemos inventado para que los niños se duerman.

Mi mirada limitada de vida, con mi propio limite surcado, me ha llevado a tocar la corteza de los árboles, mi propia piel. Soy mas grande de lo que había pensado, por tanto quién me va a decir quien soy yo? si soy grande, y mis ojos biológicos no consiguen verlo todo si no dejo el camino abierto para ver. Si quiero que alguien me diga quien soy, limito el camino, pongo una frontera, quizá algunas veces surco por ahí, va bien, pero sabes que es la trama que estás inventando.

Observa donde estás, mira la realidad. Coge aire, y sigue, suéltalo, no hay quien pueda decirme quien soy, quedo suelta, libre y sigo el camino. Soy nada. Asumo.

 

Vengo de un camino que es errado y es el camino surcado para llegar aquí, para ver totalmente todo lo que eso significa paso por el sendero de la ignorancia, de la incertidumbre, e integrar la función del error, dejando mensajes plenos de entendimiento para crear la percepción de puertas, y percibir mis nuevas versiones.

Soy una nueva versión, soy. Consigo en un instante ver la nada, el todo de integrar aquello que he creído ser con aquello otro que no tomaba como mío. Yo y lo otro, juntos. Consigo, desde no saber aventurar el instante, hacia una posición de incertidumbre, porque de la nada me envuelvo. Vengo de un camino de estar dormida, para hacer pequeños mensajes que me llevarán hacia una disposición a despertar. Patada universal para despertar con un camino trazado con total perfección. Para despertar debía elegir algo que me moviera a hacerlo, algo dispuesto en torno a mi comodidad truncada y que de algún modo me hiciera tomar la mirada de nuevo, entornar los ojos y mirar de nuevo, esta vez con el camino diferente, haciendo que en el adentrarme en cada punto cero de mi existencia me disponga a fluir en el canal, dejando que la vida me vaya relatando.

Considero que el llegar hasta aquí es una contienda difícil porque ahora mi sentir esta cambiando, todo lo que me rodea está cambiando, rompiendo los enlaces que integraban esa existencia en algo que pudiera conocer. Los pedazos se desplazan y se mueven donde quieren, y yo voy notando química en mi cuerpo, viendo como eso se rompe creyendo bajo mi mente de entonces, condicionada por el saber que he podido recoger de mi pasado, que eso augura mi derrota. Tan frágil parezco dentro del límite de la piel que me he ido creando y creyendo que me crea¡ y es a la vez, la patada perfecta para alzar mis ojos mucho mas lejos del limite de mi piel y, entonces ver que aquello que buscaba para sentir base, tranquilidad, es algo que no está fijo, se mueve en cada instante. Mi vulnerabilidad es lo que me hace ser real, acogerla significa integrar que no es mi identidad la que me da la seguridad de encontrarme, es el ver con mis ojos, nuevos parajes de mi misma integrándolos en cada instante. Conseguimos que parezca extraño. Sería curioso y nuevo, no extraño, mirando con los ojos de una ambigüedad que no sabe de reglas ni nortes, pero con los ojos conocidos de siempre no hacemos capaz de soportar, la aventura del Nacer de nuevo en cada hoja en blanco, que dejamos que brote y crezca en el sendero de nuestra entraña, que nos hace de canal para la vida. Pero solo es eso, nosotros mismos haciendo que parezca extraño.

 

Entonces es cuando "conseguimos" que nada y nadie se adentre en los poros de nuestra aventura del no saber para que podamos alcanzar la gloria que creemos que debemos alcanzar. Pero sabrás a estas alturas, después de dialogar contigo misma, que ese "alcanzar" es tan solo el anhelo, que es ya gloria todo lo que tocamos para que podamos ver con claridad aquello que se me muestra ante nuestros ojos. Lo que importa es desde donde miremos.

Sin hacer nada, aparece, porque es el integrar de las dos vías de mi existencia lo que hace que mi aventura crezca.

 

Dejar un comentario