Palabras con soles disponibles (parte 2)

con No hay comentarios

 

D I A 1 5 2

 

 

Te escucho caer en cada nota del mar, acurrucado y enorme a la vez. Vas y vienes. Te oigo decir una y otra vez. Como el mar. Curso del mundo. Tiras y atraes aquello que te dirige en la vida para Ser y liberas para el mundo tu sinfonía. Conociendo cada pedazo de brisa que te rodea porque sin más eres tú mismo.

Pareces sentir aquello que te cuento. No fuiste mucho antes, fuiste ahora. Recuerdas, nunca te fuiste. Pasaste por aquí muchas veces. Antes de que dejara de llover. Perdías la hora del día sin sentir remordimiento. Volcabas en las horas el mar entero. No dejando ni una pizca de brizna sin oler, sin tocar cada brote del camino, curiosa sentías todo lo que revolucionaba tu corazón. Volcada al vacío del sentir, con tus manos tocándolo todo, no dejando suelto nada porque todo andaba unido. Unido de considerar verlo.

 

Cerrando los ojos siento que estás escuchando lo que te digo, me estás escuchando dirigirte, mencionarte desde hace mucho tiempo cuando aún no escuchabas, alterado por las olas, el ruido, cuando la quietud mostraba el camino pero no escuchabas más adentro. El oso salía de ti, las gaviotas volaban tan cerca de ti, demasiada altas para divisarlas.

Tu lado del timón se mueve. Ahora rebosa movimiento. No deja de moverse, lo muevo para que tú no te duermas. Vas y vienes, no dejes de olvidarlo, sabes ya por lo que aparecí. Ya no puedes darte la vuelta y no verme.

Lento va el camino bajo tus pies, pero es enorme la espiral que se genera en cada trazo que tú mismo trazas, pulsas bajo el dedo, mil gaviotas más rápidas que tus ojos, buscas y no encuentras porque va rápido, más allá de tu palpitar, sin saber que eres tú el que genera el viento. Tu sabes verlo si quieres. Porque te espera en ti mismo saberlo, conocerlo, con ardor de ti, te esperas. Lindo y sin más. Te esperas.

Conoces el camino de seguirte, los pasos que te dejaste para encontrar el camino. Conocías lo que dejaste atrás, para encontrarlo en la esquina donde te volcaste en trozos. Un mensaje para ser escuchado, un mensaje esperado.

 

Dejar un comentario