Mientras giro está lo invisible presente

con No hay comentarios

D I A  D E L  A Ñ O  3 6 2

 

Vuelas en espiral, una delgada línea aparece mientras te desplazas, quizás la veas si te quedas muy quieta. Aquí, si te asumes como receptor, puedes ir muy lento mientras allá eres fugaz, porque asumes un emisor tan veloz que no puedes ni imaginar. Tienes ojos para ver donde estás, la realidad es la respuesta. En la mañana te levantas, tienes el día y el potencial dispuestos ante tí, quieres ver el Sol, ver sus rayos que entran en las habitaciones de tu interior, de la misma manera que amanece en el cielo, lo hace dentro de tí misma en cada gesto.

El mensaje es al revés, porque te has llenado de mensajes para saber quién eras, buscando respuestas en todos los espejos de tí misma, pero ahora escúchame atentamente, deshila el hilo que tú misma has trazado, escucha la voz que tú misma has limitado, mira por qué te dices lo que te dices, encontrarás la contradicción a la que has llegado. Es la puerta de una nueva ventana para entender tu mundo de una forma coherente y donde puedes incluir todo aquello que ves.

" No hace falta que busques la coherencia en nuevos equilibrios, nuevas formas de hallarte, lo puedes hacer desde donde estás en cada momento, no te llenes de propuestas, intenciones y creaciones, no te hagas el favor, creyendo que en eso te estás sosteniendo, déjate soltar en la nada misma, crear nuevas puertas te hacen perderte de nuevo en un bucle, sabes que así llegarás al mismo lugar donde no sabes cómo seguir, porque ese lugar no es lo invisible, es lo que conoces. Entonces te harás otra pregunta y te ves ahora que no eres tú quien lo crea, quien lo nutre o quien lo idea, es algo que asumes y, en ese mismo instante, entonces aparece ante tí, y lo ves."

 

¿Te has preguntado alguna vez qué pasaría si no lleváramos nuestra energía siempre forzando cualquier intención? ¿ Si me pusiera a un lado y entonces no pretendiera con mi mente llevarme a un lugar concreto? ¿ qué pasaría si me ubicara en otra posición? ¿ Y si, yo ya no manejara la energía de llevarme de un punto a otro, sino que tan solo veo lo que se dispone cuando asumo mi propio lugar? Siempre he llevado mi energía para conseguir de A a B, pero quizá no me daba cuenta que no estaba asumiendo mi posición A, por lo que no podía encontrar el modo que llegara a B.

Sin embargo, ahora aparece ante mí nuevas formas de mirar esa perspectiva, porque he asumido que andaba distorsionada, y en el no rendirme, porque resueno con retornar, puedo asumirme, en cualquier estado presente que sostenga, y en el ubicarme se abren puertas para seguir asumiendo y moviéndome en espirales. No dejo de dar vueltas dinámicas, como corrientes alternas dispuestas a expandir conciencia y retornar a casa.

 

Tu mirada interior te lleva a cambiar de perspectiva.

 

 

La energía está dispuesta para que podamos usarla, asumiendo que tenemos el botón en nuestros patrones de pensamiento, y eso solo se torsiona si aceptamos nuestra situación actual, aquella la que sea en la que estemos y aceptar un emisor, Invisible, que ni pudiéramos imaginar, lleno de dinamismo, coherencia y expansión de conciencia. Solo falta que lo asumamos. Como en un lienzo, un trazo sigue a otro, y cuando realmente te asumes a un lado, el trazo sigue su propio dinamismo. Es cuando nos ponemos a mirar hacia afuera, a mirar el externo, a mirar cómo lo inician otros, cuando empezamos a comparar, poniendo energía en ese programa, y tratamos de conseguir el B, de una manera forzando la energía. Entonces, ahí volvemos al bucle y viajamos en ondas que no se expanden y te hacen sentir lo conocido.

Hasta que volvamos a hacernos otra pregunta, de nuevo.

Dándole peso a un nada sobre lo que hacemos, porque ya es Todo en el proceso que surge.

 

Dejar un comentario