El viaje del sentir como orden lógico

con No hay comentarios

D I A  1 2 6   - 2 3 9

 

 

Mi forma de comprender cómo percibo el mundo es como muy corporal, no es tanto una imagen única, sino de muchas partes funcionando juntas. Incluso cuando pinto no es por percepción de una imagen y tratar de replicarla en el papel, o dar con una imagen que yo pueda categorizar, sino es implicarme en crear unos trazos que parten de como si fuera una mezcla de sentir, intuir, colocarse ahí, movilizarse, y con todo eso junto cómo lo experimento en este cuerpo que me contiene.

Por eso nunca me ha llamado la atención coger práctica para pintar, desde que eso proporcione una mejoría buscada,  porque parto de que no tengo que focalizarme en aprender nada. Sino más bien estar disponible a que todo lo que ya hay se mezcle de forma coherente para hacer esa creación, y para eso me requiere conectada con el tránsito del modo cómo a mí me conecta. Muy honestamente, muy propio, y desde mi vivencia, no me ha surgido hacerlo desde un aprendizaje en unas clases formales enfocadas en una técnica.

 

Supongo que ese circuito es diferente y único para cada persona, de ahí lo rico de todo ésto, porque son todo aportes y, encima son activaciones o aportes siempre nuevos, que recrean una y otra vez.

Con todo ésto, he visto muchas de mis preguntas ubicadas en ésto corpóreo global, porque no va referido a mi cuerpo. De alguna manera, supone que tomo decisión, muchas veces me ubico así sin darme cuenta, quiero decir que no siempre he sido consciente, de tomar decisión de implicarme a hacer corpóreo cosas que exceden de mis límites. Y esto lo digo tomando en cuenta la perspectiva de tomar como mi cuerpo una masa con límites, que me permite diferenciar lo que hay adentro y lo que hay afuera. Sin embargo, desde una perspectiva que me permite mecanizar todo esto que estoy contando, verle en su estado vivo, el límite corporal como algo categorizado, concreto, que entra y sale de mí, … no tiene importancia porque el punto desde donde observo no es un cuerpo individual, es algo global, y un montón de elementos que van unidos y que se mezclan de formas diferentes y que pueden ser intuidos y de alguna forma corporalizado.

 

 

Esto mismo me ha llevado a muchas confusiones a lo largo de mi vida. Cuestiones sobre qué es mío, qué me identifica en algo visible. Mucho miedo al no comprender el fenómeno salir y entrar, crecer o limitar, pertenecer o cerrar ciclo, unificar o desmembrar, … os podéis imaginar la de circunstancias vitales que están unidas a estos estados?

Estaba esta mañana en la ducha y me ha venido claramente mi punto de pánico en el salir y entrar. Todo un tema, porque he podido ver en retro, a lo largo de mi vida, la de situaciones de bloqueo, dolor, pánico, culpabilidad, y frustración por creer estar en el estado salir y querer estar en el de entrar, pasar de un estado a otro con todas sus circunstancias de arrastre, tratar de explicármelas con las herramientas que tuviera en ese momento, y quizá sentir mucho más daño, sino me permitía la concesión que yo misma podía intuir. Estos estados no eran referidos a mis estados corpóreos individuales, sino que me trascendían, solo que aún mi percepción estaba ubicada en focalizarlo en el salir o entrar, ahí parecía estar todo.

La vida es una continua naturalización de la paradoja, y no es raro sentirte como en una doble vía, donde se te activa claramente la percepción de un corpóreo global, y a la vez, sentir toda una contrariedad que no sabes ubicar, y que te haces la picha un lío tratando de buscar una solución eligiendo la fórmula salir y entrar, y que eso te ubica más si cabe en algo muy corporal individual que te encadena magnéticamente a estar pasando de un estado de salir a un estado de entrar, y todo una trama de vida con cada una de ellas.

La verdad, es que me ha fulminado ver esto ahora con más claridad. Situar ojos sobre esa fórmula de salir y entrar, y ver entonces mucho más claro lo intuido, que todo es una mezcla enorme que según el orden activado así se va a permeabilizar sobre tu mecanicidad corpórea, sobre tu forma de traducir en plano identidad, mental, emocional, y experimental, todo ello como coherencia corpórea global, dejando que cada partecita sepa sincronizarse con la otra. No se está añadiendo nada, ni quitando nada, entrando o saliendo, es más con una perspectiva de un orden sincronizado con una receptividad corpórea global, que activa una sincronicidad y recreación constantes.

 

Con eso, aquí no estoy diciendo nada nuevo, estas palabras no toman una idea nueva, es una implicancia en escribir un post en un blog, pero que sí tiene el potencial de activar eso mismo en tí que lo recibes y lo lees. Esto es porque excede más allá a la idea que parece con las palabras, más allá de lo que parece en imágenes, más allá de lo que recepciona nuestra mente.

 

Formamos parte de una implicación,

en un fondo creativo con un orden lógico,

que se activa en el mismo momento en el que tomamos conciencia de ello.

 

 

De esta manera, me ha surgido de una forma natural compartir con vosotros esta nueva apertura y resignificación para este espacio donde me estoy implicando El Viaje del Sentir,  con los diálogos creativos que me surge vincularme y, que escribo y pinto, y que forman parte de mi misma vivencia. En esta actividad que hago en esta web, me amplia ver la pintura cómo forma parte en este fondo creativo que nos anilla, que nos vincula, que nos conecta, con su propio orden lógico.

Dejar un comentario