Diseño creativo

con No hay comentarios

D I A  1 1 9   - 2 4 6

 

 

La discontinuidad, me produce tal efecto de apertura, que me permite ver lo que me rompe y estructura, y se filtran toda la variedad de anclajes que voy necesitando.

 

A medida que he ido enterándome de la estructura que iba necesitando el proyecto creativo que ha ido surgiendo en El viaje del sentir, he ido comprobando que he ido dando saltos, como si no siguieran una línea definida que contara realmente con un tiempo y espacio establecido para realizarlos.

Sin embargo, tan solo considerando los saltos que he podido ir dando, como saltos que parecería que no hacen una línea definida como cabría esperarse, me ha llevado a pensar, más de una vez, que no estaba enfocando el proyecto de una manera más fácil, y que eso requería de mí, para darle más estructura y un tiempo más seguido.

A la vez, he ido encontrando más comprensión a lo que sin mayor intención me nacía de mi interior, y querer hacerlo así, me ha proporcionado irme dando cuenta, quizá después, por qué una cosa se daba en tal momento y no en otro, y por qué unas cosas requerían de la implicación de unas personas y no de otras.

 

La estructura seguía una discontinuidad que se traducía en algo muy coherente.

Guardar

Haberme ido dando un espacio para una escucha más auténtica de mí misma, me ha ido aportando comprensión sobre el proceso, y mucha más confianza de la que habría considerado. Pues no estaba haciendo nada más que escucharme realmente lo que me nacía, y la comprensión de que las cosas no llevan una estructura visible conocida que acopla a lo que esperamos los demás, sino que tiene su propio ritmo y estructura, que dista mucho de lo que quizá se podría esperar de ello.

 

Por eso, desde acompañar el proceso ha sido el rol más concreto y visible, y más natural y coherente que me ha ido facilitando las cosas, por mucho que las formas me sonaran discontinuas o no esperadas.

 

Y ahí, en esa apertura de algo que parece tan discontinuo, es donde más noto una autenticidad interior, y donde me lanza una apertura tal que puedo encontrarle mucho más sentido al proyecto que me surge compartir.

 

Me he dado cuenta, de alguna u otra forma, que he tenido un mismo sentido siempre en la percepción sobre que los proyectos creativos no tenían que seguir una estructura conocida. Supongo que entendéis a lo que me estoy refiriendo, esa búsqueda de acoplar los miles de esquemas de marketing conocidos que navegan por la red, y que son desarrollados por muchas personas como bases indispensables para hacer un propio desarrollo creativo. Así como seguir la línea de estructura para redes sociales, para hacer visible tu proyecto y compartir tu propio contenido, que al final, nos choca porque dista mucho de la realidad de quien comparte en la red social, porque se topa con la limitación del mismo diseño que trata de encajarse.

Entonces, es esa misma respuesta ante esa búsqueda de estructura, la que he ido viéndole sentido, más allá de tan solo querer o no elegirla. Porque el panorama era que no lo entendía desde el acoplar algo externo en algo interno, desde el caminar hacia adelante, sin enterarme primero qué es caminar, y desde dónde para adonde, qué es eso externo sobre mi algo interno, y qué sentido tiene la búsqueda de acoplar algo externo para algo interno si empiezo a caminar desde otra posición que no es la interna. Qué es percibir algo interno y algo externo. Vamos, mucha preguntas para un caminar que se me hacía rápido y donde yo tan solo llevaba mi ritmo.

 

Desde ahí los pasos eran tan solo humo. Sin embargo, si lo tomamos desde una perspectiva de lo que la realidad ahora dispone, se puede ver que ahora está cada vez más disponible, integrar el ajuste a lo que pensamos, decimos, sentimos y hacemos. Y claro, desde ahí, quizá supongas también, que abarca todo un sentido más general de la vida, y por tanto, mis preguntas hacia todo eso, son amplias, y abarca toda un rango de percepción de lo que yo puedo considerar vida. Y, todo ello, en conclusión, me ha hecho abordarlo desde entender que es desde dónde acoja esa forma de estructura u otra, es precisamente lo que puede darle funcionalidad. Desde asumir una coherencia en todo el proceso que aparece, sea el que sea, por mucho que me guste o no me guste, pues vas entendiendo desde el interior qué es eso de gustar o no gustar, porque de alguna forma, no te quedas en la respuesta primera que te puedas dar, quedando en la superficie, sino que vas más profundo en tus propias preguntas y te enlazas más hacia el origen de lo que luego experimentas de una forma o de otra. Así, de esta forma, he podido ir viendo el espacio natural que le corresponde al proyecto, y en el que puedo implicarme de una forma que también surge más natural.

 

Guardar

Por eso, ahora viéndolo en retro, muchas veces sin yo misma saberlo, me he ido implicando en una certeza interior que, aunque sonara en principio como un pálpito, se ha ido mostrando como lo que lleva como propósito cualquier proyecto creativo, y es el de que

 

es el propio proyecto creativo, el que se va aportando la estructura que va necesitando en su camino y que yo iba a ser un acompañante implicado, sin más.

 

Desde la otra perspectiva era como tratar de ajustarme a una estructura ya reconocida, y creyendo aceptada socialmente, pero justamente toda esa perspectiva, ese movimiento que requería de mí, ese dedicar cada día a ello, era precisamente lo que siempre he notado que no encajaba conmigo. Hoy día sé que no era tan solo, un no estar de acuerdo, sino caer en la certeza de que que mi energía no estaba destinada a volcarla sobre ese panorama, que aún considerándolo válido o no válido, no era ahí donde me surgía ponerle el foco. Más bien considerar que no era ahí donde genuinamente debía acompañar y sí en seguir haciéndome caso e ir haciéndome preguntas más amplias. Y eso, precisamente, es lo que se ha repetido a lo largo de mi vida, en todo lo que puedo recordar.

De alguna manera, siempre me ha llamado la atención esta cosa de tratar de encajar algo que es más amplio, con comunicación, con vínculo, con movimiento, con aperturas, con potencial, con pálpito, con futuro, con viveza,... en una estructura prefijada que ya de por sí tiene el diseño limitado. Porque si lo ves como una cuestión de espacio y tiempo, es el mecanismo de tratar de encajarlo en una estructura que ha sido diseñada con lo aportado por todo un pasado, y que por eso mismo, no es coherente que vaya a dar estructura a algo que ya ha surgido como potencial disponible de algo que ni siquiera aún conoce, pero que, por su propia naturaleza, tiene la capacidad de darse apertura y visibilidad por sí misma. Más bien es una cuestión de integrar esos dos estados los que proporciona la estructura que requiera, para sí misma y para ese momento, disponible por ese instante, y que por tanto tiene el propósito de acompañarte para ajustarte a tu realidad.

Dejar un comentario