Comprensión

con 1 comentario

D I A    1 2   - 3 5 3

 

El tiempo se está alejando y eso traerá consecuencias y no siempre tienen que ser malas. Acaso quizá para qué ni siquiera sentirlas. Si no hay ni tiempo. Hay unas alas enormes para comprender, el loco llego a su casa y a ti te pilla en pijama de andar por casa. Es real.

Todo lo que parece que andaba pendiente ahora revolotea fuerte a nuestro alrededor. Es su final. El momento de verlo, vivenciarlo y adentrarnos en ello. Quizá suena a una buena canción que entonamos con nuestra propia voz, mientras unas gotas de sudor caen de algún lugar. Ahí nos damos cuenta que cae de nuestra propia frente. Nuestra propia frente.

Es real. Ya hay nadie abanicando mis fantasías. Es real que voy poniendo un pie y luego el otro y lo que pienso va apareciendo en las cosas que rodean. Si toco el mar, podría ser que tocara la ballena que la habita, pero es el río de agua el que invade mis dedos. Está fresca, y así siento mi mente si me permito habitar en todo este mar de agua salada. Estoy llena de agua, y todo lo que me rodea también, y el agua fluye.

Si quiero apresarla, mi movimiento tan solo hace por expandirse, por alcanzar, por calentarse, olvidando otro movimiento de contracción desde un cero absoluto. Olvidando su enlace genuino. Solo se está enamorando de ese movimiento conquistador, viviendo pensando solamente en ello. Desde ahí mi mente empieza a desordenarse... está llena, a veces saturada por todas aquellas cosas que he llenado para hacer del modo en que quiero, y fueron los segundos del año 2016 al 2017 donde se llenaron de cierta presión porque notaba que aquello que antes no me afectaba quizá iban a hacerlo ahora.

Así fui enfocando los ojos a

 

Un error y su miedo arrastrado. Pero los locos traen su verdad y el pijama a conjunto de puntos. Si fuera la de antes culparía a alguien que no fuera yo. Me cristalizaría en ese mar que ahoga. Y luego me prometería a mí misma una ración de fantasías de ballenas. Pero han quedado desactualizadas.

La cordura y la locura pueden habitarnos. Y mientras todo eso ocurre, se que soy yo la que elije a qué quiero enlazarme. A todo ese sin vivir y un viviendo despertado. En esa profundidad que arrastra lo que creo ser y que elijo que así sea. No hay tiempo para andar poniéndose en medio. Hay una elección para dar el fin de aquello que tengas pendiente. De comprender que aquello que se vislumbraba a comienzos de año es un portal de potencial enorme, como el error que aparece en un lienzo cuando se te cae esa pintura que tanto odias y que ha jodido todo el morrete lindo que le has pintado a la muchacha de tu cuadro, esa que tanto se parece a ti. Y tenias todo el mundo condensado en esos morretes. Y no puede ser que se haya ido a la mierda. Maldita suerte la mía, que he dado con el error. He dado con todo aquello que necesito.

Y lo mejor de todo, es que no necesito nada más.

#dialogocreativo #comunicacioncontucentro #desdeelvinculo

Te cuento más por aquí la propuesta para dialogar.

Guardar

Un comentario

  1. Virginia de la Calle
    |

    Dan ganas de abrazar ese “error” en el lienzo, tiene una fuerza increíble y todo lo que te ha contado y nos has contado bien merece no “borrarlo” o “invisibilizarlo”… acaba de pillarme el loco 😉

Dejar un comentario