Acoger la naturalidad a lo extraño

con No hay comentarios
Fotografía de Virginia de la Calle.

Exposición Franz Erhard.

 

Un lugar para el cuerpo. 

Acoger la naturalidad a lo extraño. 

La naturalidad como orgánico. Agua como órgano. 

Esta tote bag es una oportunidad para celebrarte implicada en un lugar para la naturalidad de tu cuerpo. 

Tu cuerpo, la Tierra. 

 

Qué maravilla! Lo que me resonaba tanto entonces, ahora se está expresando. Se está manifestando el camino de acoger lo extraño, no te parece?  Se ve tanto en nosotros mismos como lo que se manifiesta en las fronteras de los países, las relaciones de género, nuevas formas de acoger y recibir vidas. Y,  bueno,  mucho más en lo que implica.

Te quiero contar algo sobre esta ilustración. Tenía que hacer un trabajo creativo para un festival de mujeres y no sabía cómo, además de sentir y mostrarme que ésto no era tan solo por un festival. Sentía una nueva fuente en mí. Mi relación de amor conmigo,  con mi pareja,  con mi contexto interno, con mi conexión con mi cuerpo,  con mi Tierra. Eso me abría nuevos desafíos  y no sabía cómo incorporalizarla. Se fueron dando los giros indispensables, y el encuentro con mi propia manera de expresarme lo que se quería comunicar.  Vivenciar dedicarme al festival, y abrirme, y vivenciar dedicarme a mí, y abrirme. Qué era para mí comunicarme con algo más amplio,  y que eso mismo me afectara en varias capas. Todas portando un mismo propósito.

Ese lugar era totalmente extraño para mí.

Quería irme. Quería sanar lo que viera extraño. Quería dejar de hablar. Quería conocer lo que me estaba pasando. Quería unos brazos para compartir....

Todo eso fue apareciendo delante mía para escucharlo.

 

 

Fotografía de Virginia de la Calle.

Exposición Franz Erhard.

Puede sonar raro pero la predisposición al espacio y el trazo de un dibujo puede ofrecerte muchas más percepciones que unas formas y diseños, porque tiene muchos mas sentidos,  más allá de lo visual y forma, si quieres acogerlos como parte de un propósito.

Todo lo que me sucedía entonces me invitaba a escuchar.  Estaba preguntándome sobre el lugar para acoger. Estaba sintiendo la oleada de los ciclos, el ritmo de la naturalidad y querer acogerlo me sonaba totalmente extraño.

En serio, entonces no sabía. Fue algo muy claro.  Partí de no saber. Dejar ir. Y a eso mismo, ponerle cuerpo,  un lugar. En ese detalle, me adentré.  No conocía las formas femeninas de trabajar, no conocía los ciclos propios, pero en esos momentos se inició algo: me resonaba estar abierta a esa corriente por muy raro que me pareciera.

Mi implicación comenzó a cambiar ese código.  Incluir la naturalidad, la incorporalidad a lo extraño, potencia más si cabe los potenciales propios. Parece contradictorio,  pero es natural, orgánico, y real. Te potencia nuevos lenguajes porque están vivos. Y las fronteras para lo extranjero, y extraño, se ven familiares en origen,  a medida que lo incorporas. Tan solo necesitaba mirar directamente a mi realidad, a mi vulnerabilidad, a realmente querer preguntarme sobre el lugar para el cuerpo, el lugar para incorporar, el lugar para el amor propio, y que toda esa nueva pregunta me afectase.

Que me afectase con todo mi amor disponible.

#dialogocreativo #comunicacioncontucentro #desdeelvinculo #vinculozine

Dejar un comentario